Difusión y Formación en Tanatología
tanatologia.org, 26 de Febrero de 2020, 13:18:46 *
Bienvenido(a), Visitante. Entra o regístrate. (el registro es sencillo y gratuito)
Usuario:   Contraseña:   Duración sesión:
 
INICIO / PRINCIPAL tanatologia.org  Foros   Entrar Registrarse  
Páginas: [1]   Ir abajo
  Imprimir  
Autor Tema: ensayo "Los cobardes mueren muchas veces..."  (Leído 7641 veces)
dollar
Neófito
*
Desconectado Desconectado

Mensajes: 10


« : 09 de Noviembre de 2008, 02:14:09 »

Los cobardes mueren muchas veces antes de su verdadera muerte,
 los valientes gustan la muerte sólo una vez.
    
-William Shakespeare





A la Memoria de mi Padre: Teodoro Andrés Dollar León
y
A mi Hija: Ingrid Damaris González Dollar


Dedicatoria
A su labor como Médico,
 a su bondad como persona,
 a su altruismo sin esperar nada a cambio,
 a sus desafueros y palabras obscenas
A ti Padre:
Mi amor imperecedero.






















Afrontamiento de la Muerte por el personal de la Salud.


I.   Enfrentamiento a la muerte del prójimo como profesional

II.   Enfrentamiento a la muerte de un ser querido

III.   Enfrentamiento a la muerte propia



Deseándole Muchos Éxitos a mi Hija:

Judith Noelia González Dollar



























PRÓLOGO

Sentada en un sillón me mecía,
estando en un sillón me estremecía
Recordando:
cuando crecí dentro una linda urna  y no sabía
que fuera de ella estaba el mundo que vivía
y desconocía


Mi Urna se rompió.
En torno a mi estaba todo lo lindo de este mundo,  a pesar de que el pueblo era pequeño, polvoriento y generalmente muy oscuro en las noches, eran lindas  las noches con un lindo cielo estrellado,  una luna  brillante llena, menguante o creciente  o una noche sin luna o con chubascos, cualquiera era buena porque estábamos  rodeados de amigos que charlaban,… unos animados, otros cansados dormitando u otros jugando Parchis, Damas o Capitolio

   Era demasiada la pena de los enfermos que llegaban, era demasiada la miseria que nos rodeaba, pero allí  había un mar, cargado de peces y mariscos y allí estaba mi papá para aliviar las penas, que como a un Dios a él acudían. Los pescadores madrugaban, salían a oscuras y regresaban al amanecer y nos llevaban a casa las más lindas presas. Y algunos criaban sus cerditos de carne y hueso y otros llenaban o trataban de llenar sus cerditos de barro huecos, para…  con unas pocas monedas,  tener que romperlos.

   Y yo allí, aun en mi urna; la urna que el médico-padre hizo para cuidarme, la urna que construyó para  hacer bien a todos los que le rodeaban

   Mi Urna se rompió, ¿quieres saber por qué?  Esta no es una historia especial, es una más, pero es la mía.
En línea
Páginas: [1]   Ir arriba
  Imprimir  
 
Ir a:  

Motorizado con MySQL Motorizado con PHP Powered by SMF | SMF © 2006, Simple Machines LLC XHTML 1.0 válido! CSS válido!