Antropología

Arte

La Muerte

Bibliografía

Religiones

Enlaces

Alfonso García

Tahoísmo

Budismo

Hinduismo

Bahai

Cristianismo

Islamismo

Otras

Religiones · Islamismo

Los musulmanes son originarios de todo el mundo. Algunos pueden ser europeos o norteamericanos, pero en Gran Bretaña la mayoría de los musulmanes son de la India, Bangladesh, Pakistán, África y de los países árabes. Los seguidores del Islam son adecuadamente llamados musulmanes, su libro sagrado es el Corán.

A los pacientes musulmanes se les debe consultar acerca de sus necesidades personales ya que las generaciones antiguas tienden a ser más conservadoras en sus actitudes; las labores religiosas que un practicante musulmán deseará llevar a cabo son conocidas como los cinco “pilares” del Islam:

1. Fe en Dios

2. Oración diaria (5 veces al día además de las abluciones o lavamientos)

3. Ayuno o abstinencia durante el Ramadán

4. Dar limosnas

5. Realizar una peregrinación a la Meca.

Un paciente en cama necesitará una oportunidad para lavarse antes de rezar y después de ir al baño. Un moribundo deseará continuar su patrón normal de oraciones tanto como sea posible.

En el momento de la muerte, las últimas palabras en labios de un musulmán deberían ser “no existe ningún otro Dios que no sea Alá y Mahoma es su profeta”. Después del deceso, el cuerpo no puede ser tocado ni lavado por nadie que no sea musulmán (Sherr, 1992).

Para los musulmanes, “no existe ningún otro dios que no sea Alá, y Mahoma es su profeta”. Aún siguiendo los cinco pilares, no hay garantía de salvación., ya que es una religión basada en la justicia propia, los musulmanes a menudo piensan sobre el Día del Juicio, en donde creen que Alá ( o un ángel ) sacará una báscula y pesará los hechos de la persona. Su esperanza es que sus buenas obras pesen más que sus malas obras, pero aun así Alá juzgará de acuerdo a su voluntad y no de acuerdo al juicio. Otra interpretación es que las obras de una persona están escritas en un libro. En el día del Juicio Alá abrirá el libro y sumará la cuenta de dicha persona y entonces será colocada en su mano derecha o izquierda. La única manera de asegurar el paraíso es morir como un mártir durante una guerra santa islámica (Jihad).

La creencia en ángeles y espíritus malignos, también conocido como Jinn, juega un papel predominante en la vida de la mayoría de los musulmanes. Aunque el Corán dice que "el bien y el mal vienen de Alá", esta creencia no está fundada en el Islam ortodoxo, sino es el resultado de las religiones paganas incorporadas en el Islam, particularmente de África.

Como con todas las religiones, el Islam encierra todos los aspectos de la vida. Dentro del Corán y de los Hadith hay instrucción para cada detalle de la vida de un musulmán. Cuando muere la persona, el cuerpo no puede ser tocado ni lavado por nadie que no sea musulmán. Se le voltea la cabeza hacia el hombro derecho, para enterrarlo con la cara hacia la Meca. Se envuelve en una sábana sencilla y se entierra en el transcurso de las siguientes 24 horas. Lo usual es que no se haga autopsia, y cuando ésta es necesaria, se regresan los órganos al interior del cuerpo para ser enterrado.

Muchos no manifiestan sentimientos de dolor, porque puede ser visto como una señal de falta de fe en Alá. Sin embargo, en los musulmanes de Pakistán y Arabia, expresan abiertamente el dolor.



Cargando...






DISEÑO WEB
josecabello.com