Historias de Vida

Para Tu Amor (Lurdes)

No hay comentarios

El constante vaivén de la vida absurda ha llevado de tu lado a esa persona que asomaba cada día en la ventana de tus ojos y tú en los de él ,

y de pronto las ventanas y las puertas se han cerrado y solo hay desazón , y esos recuerdos que tocan tu alma cada segundo que respiras, que alimentan tu espíritu y a la vez te angustian, por que ya no puedes ponerte estrellitas en el pelo para ir a verlo, ni quedar en la plaza, ni llamarlo para ver si hay que comprar…

Es un vacío, un descenso, una caída sin final, es preguntarte ¿por qué a ti?
¿por qué a él?
y cabrearte con todo y con todos y empiezas como a volverte loca en un mundo absurdo que parece ordenado y sin embargo es un auténtico caos.

y sigues adelante por que estás viva y puedes abrir los ojos cada mañana y asomarte a la ventana de tu casa ,aunque sea para ver el asfalto de la calle ó el coche del vecino aparcado en doble fila, y te da igual el mundo y su olor, su color y su música, sin él .

y las preguntas van y vienen mientras estás en la oficina,
en el supermercado, en la peluquería
a todas horas él
a todas horas sin él pero con él.

Pero sabes lo mucho que él te admiraba mejor que nadie y sabes también , de que manera amaba o no a la vida, cómo se sentía, lo que le hacía reir y lo que le molestaba, pero sobre todo y lo más importante que sabes a ciencia cierta es que no solo te queria, te adoraba, te lo dijo pero no solo hablan las palabras, hablan los ojos y a él le gustaría verte bien y que no te abandonas.

Perdóname pero por un instante me sentí en ti.

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Morito, Mi Gran Amor (Gloria GarcíA)
Algo Más Sobre Mi Experiencia Límite (Pilar García-Lombardero)
Menú